Desempleo y emigración juvenil

La crisis ha hecho que el número de españoles que se deciden a buscarse la vida fuera de España haya aumentado un 21,9% desde el año 2008.

Gran parte de ese aumento corresponde a jóvenes, que aunque en su mayoría emigran a Europa, va aumentando el número de ellos que están cruzando el charco. Se calcula que alrededor de 400.000 españoles habrán emigrado al finalizar 2012 desde 2008.

La gran mayoría de jóvenes que emigran poseen una buena cualificación profesional y tienen estudios universitarios. La búsqueda de oportunidades profesionales en otros países les empuja a cambiar de país. Lo que ya se ha denominado “fuga de jóvenes cerebros”.

Pero también está aumentando el número de jóvenes que sin una cualificación profesional universitaria, emigran a otros lugares buscando otro tipo de oportunidades laborales o incluso otro estilo de vida.

 

Mientras tanto en España, y según datos de la OCDE uno de cada cuatro jóvenes entre los 15 y los 29 años, no estudia ni trabaja.

Los resultados académicos del sistema educativo español son muy inferiores al promedio de la OCDE. Mientras en España la proporción de adultos que no tiene más educación que la obligatoria es del 47%, el promedio de la OCDE, es del 26%, y el de la Unión Europea (UE), un 24%.

Es la primera generación de jóvenes que piensa que vivirá peor que sus padres, no confían en la sociedad ni en su estructura, pero tampoco piensan implicarse para cambiarla, como recoge el amplio estudio realizado por la Fundación SM

En conclusión, la perspectiva para los jóvenes españoles es negativa. ¿Es realista pensar que hay tiempo para rectificar la situación y evitar los augurios que hablan de una generación perdida?

Rafael Serrulla

Related Posts

No Comments Yet.

Leave a Comment