Vivienda, desempleo y pobreza

Constitución Española. Artículo 47: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

 

En España existen tres tipos de vivienda: la vivienda habitual (o llamada también principal), la secundaria o vivienda ocasional para vacaciones y las vacías, cuando no están ocupadas.
Partiendo de que en realidad nadie sabe con exactitud cuál es el número real de casas vacías que hay en España, y que el único estudio amplio que existe al respecto es el que hace el INE cada 10, se calcula que hay prácticamente, 3 millones y medio de viviendas vacías. Y en la actualidad se están produciendo alrededor de 300 desahucios diarios, lo que hace una cifra de más de 40.000 desahucios en 2011 y en 2012, rondaremos los 50.000.
La dación en pago, partiendo de que es una opción voluntaria de las entidades bancarias, requiere cumplir una serie de requisitos tan complicados y estar en una situación tan extrema que es algo más simbólico que real y no resuelve los problemas de un buen número de familias que podrían así quedar liberados de la deuda que mantienen con entidades bancarias.

¿Hay solución a los problemas de vivienda en España?

Los datos son preocupantes. Incluso vergonzantes.

 

El problema de la vivienda no es sólo un problema puntual a consecuencia de la crisis económica que padecemos, es ya un tema de vulneración de los derechos fundamentales de las personas y familias que están padeciendo cada vez en mayor grado, situaciones de pobreza severa.
La burbuja inmobiliaria, la burbuja financiera, la especulación en todos los ámbitos de la sociedad, la corrupción, el despilfarro, etc, han contribuido de manera muy importante a que la crisis en España sea más virulenta que en otros países.
Pero aunque sabemos cómo se ha llegado a esta situación (sabemos el diagnóstico), ¿hemos resuelto el problema?, ¿sabemos qué camino tomar para solucionarlo? La realidad es que se ha hecho muy poco… por no decir NADA.

 

Las personas y los hogares. Hogar dulce hogar.

 

El empleo, entendido como trabajo digno remunerado por cuenta propia o ajena, es la principal vía que tenemos las personas y los hogares para obtener ingresos y acceder a unas condiciones de vida satisfactorias.

A través del trabajo y de la seguridad de una vivienda digna, podemos desarrollar nuestras capacidades, nos mostramos útiles a los demás, y nos incorporamos a esa inmensa red de intercambios de bienes y servicios.

Todos los índices y balances de bienestar social consideran el binomio vivienda-empleo como un componente central de nuestra participación como ciudadanos.

Por tanto, la situación de desempleo y la situación de pérdida o situaciones límites en torno a la vivienda, la situación de la familia, los menores, etc, provocan en las personas afectadas una situación de anulación de la autoestima y de pérdida de la autonomía y autoconcepto.

Ha pasado a suficiente tiempo y las cifras de afectados son ya tan grandes, que es urgente y prioritario la toma de medidas necesarias, para al menos, paliar esta situación y ofrecer un horizonte mínimo de esperanza de solución al problema. Medidas prácticas y eficaces que piensen en las personas y en las familias y no sólo en los criterios económicos, como se viene haciendo hasta ahora.

¿Qué posibles medidas podemos esperar para paliar estos problemas?

 

Uno de los métodos que se ha discutido es la posibilidad de un impuesto especial a las viviendas vacías: una casa vacía no genera empleo y no cumple la función de vivienda habitual ni de segunda residencia, de manera que es una manera de malgastar recursos. Al poner un gravamen sobre este derroche, por una parte se desincentiva que se cometa y por otro se puede recaudar una cantidad que contribuya, por ejemplo, a cubrir los gastos de viviendas sociales.

Las viviendas sociales, parte de las cuales podrían proceder del amplio stock del que dispondrá el llamado “banco malo” representarían un activo para múltiples familias que, aunque no pudiesen adquirirlas, sí podrían pagar un alquiler, ya simbólico, ya reducido, por ellas.

De hecho, sería factible, incluso, que el estado proporcionase viviendas a un bajo precio en la actualidad y las rentas más necesitadas lo pagasen a 10-15 años vista. El número de viviendas que no se podrán vender inmediatamente es tan alto que no sería descartable esta opción, y el estado seguiría contando con garantías suficientes para esos créditos. El efecto sería positivo porque muchas familias, al acceder a una vivienda a precios sociales, contarían con una mayor disponibilidad de líquido para consumo y pago de deudas, lo que, en definitiva, podría permitir ligeras mejoras en el consumo, pero, sobre todo, disminuiría mucho el tamaño de la población que está a punto de caer en el riesgo de exclusión. Este factor no es desdeñable: conseguir que gente que ha caído en la marginalidad regrese al entorno social normal es mucho más costoso que actuar de manera preventiva.
¿Es comprensible que se protejan los beneficios del sistema financiero por encima de dañar gravemente a las partes más desprotegidas de la sociedad? Es evidente que un colapso financiero sería un desastre para todo el mundo, pero equilibrar el reparto del pago de la crisis puede evitar que aumente la situación de fractura social que estamos viviendo.

Cuestiones para la reflexión

  • ¿Conoces situaciones de desahucios o que estén al borde del desahucio en tu barrio, municipio, comarca?
  • ¿Qué soluciones puedes plantear como necesarias para acabar con esta situación?
  • Apunta algunos aspectos que consideres importantes en políticas de vivienda
  • Desde tu entorno crees que se podría hacer algo para colaborar en la solucion del problema?

Rafael Serrulla & Sergi Albir

Antonio Blanco, http://www.laviviendaprotegida.com/vp/index.php/27-noticias/general/228-vivienda-vacia
Javier Burón, http://www.paisajetransversal.org/2012/01/el-tratamiento-de-la-vivienda-vacia-en_16.html

 

 

Related Posts

No Comments Yet.

Leave a Comment